d634e6a1597056d57dc3ea538f389603 - ¡Primero yo!

LOS SÁBADOS PARA MÍ
Ida María Catuy
Profesión: Ama de Casa
Hijos:  Ethan Mathew de 3 e Ian de 2

A primera vista, Ida María Catuy parece ser más joven de lo que es en realidad. Cuenta que después del nacimiento de su primer hijo sintió que se perdió a sí misma en su afán de cumplir con su rol de madre. Esto la llevó a deprimirse.
Decidió cambiar después de ver que su actitud afectaba a su hijo. Empezó saliendo de casa “aunque solo fuera a caminar”, y esto le permitió reencontrarse. Hoy toda su familia sabe que su labor como ama de casa termina los sábados; los días que utiliza para ir al salón de belleza, ver tiendas o “simplemente caminar”.
Durante las últimas semanas ha dictado un taller de actuación y artes plásticas a niños en el teatro La Quadra, que es otra actividad que considera como un ejercicio de realización personal. “No es necesario vestir tacones todo el día para sentirse bella”.

Ida María con su grupo de estudiantes en el curso que dicta los sábados en el teatro La Quadra. Foto: La Prensa/ Jihan Rodríguez

 

MI TRABAJO, MI ‘HOBBY’
Zanya López
Profesión: Compradora del departamento de damas de Felix B. Maduro
Hijos: Sophia de 3 años y un bebé en camino.

Madre de una niña de tres años y embarazada de cuatro meses, Zanya López comenta que es justo y necesario consentirse y dedicarse tiempo a ella misma. “Esto te da un balance positivo”.
Al principio pensaba que tenía que estar con su hija las 24 horas del día, pero llegó a la conclusión de que ambas necesitan su propio espacio. “Es más sano”, y considera el tiempo que pasa fuera de casa como tiempo para ella misma, a pesar de estar trabajando. “Trato de ver a mis amigas lo más que puedo, creo que ellas son la mejor terapia que uno puede tener”.
Ella siente que “es sano tener una actividad o un hobby del cual poder conversar cuando se regresa agobiado de la calle”.

Zanya López con su hija Sophia, de tres años.

 

‘¡ESA ES MI MAMÁ!’
Jackeline Herrera Royko
Profesión: Psicóloga y directora ejecutiva de Fundación Amaneceres
Hijos:  Daniel de 15 años y Jimena  de 5.

Después de su divorcio, toda su energía la volcó en el hogar, ya que ella era el único sustento, pero con su actual esposo aprendió lo importante que es dedicarse espacios a uno mismo. “Al inicio sentí culpa. Al tomar un diplomado pensaba que podía utilizar el dinero  para  algo del hogar”.
Luego de retomar la danza, que practicaba en su adolescencia, se conmovió al escuchar decir a su hija “¡esa es mi mamá!”, durante una presentación.
Jackeline aprendió a ver el tiempo de calidad para sí misma como una inversión y no como un desperdicio de tiempo.

Jackeline practica diversas disciplinas desde su adolescencia, entre ellas las danzas de carácter, el ‘ballet’ y el karate.

 

BUSCAR TIEMPO PARA CONSENTIRSE
Tahis Carrasquilla
Profesión: Publicista
Hijos: Martín Alberto de 12 años y Carlos Antonio de 8.

Si la viéramos sin conocerla, jamás adivinaríamos que tiene dos hijos. Tahis Carrasquilla considera que la llegada de los hijos le cambia la vida a cualquier mujer, y es natural que sus actividades y estilo de vida giren en torno a ellos. Aun así, la imagen personal no debe ser descuidada, ya que para ella mantenerse arreglada ayuda además a mantener la autoestima en alto.
Esta mamá, después de cada embarazo tuvo como meta personal regresar a su talla original. “Recuerdo haberme comprado unos jeans de mi talla durante mi último embarazo y ponerme como meta poder estrenarlos; jamás se me ocurrió que no volvería a utilizarlos”.
Sabe que para algunas mujeres puede resultar más complicado, pero dice que siempre es necesario tomarse su tiempo para ir al salón de belleza y de vez en cuando consentirse en un spa. Comenta que la comunicación con su esposo es clave, ya que se turnan el cuidado del hogar para que los fines de semana ella pueda programar una tarde para ella misma. Manifiesta  que sus hijos son sus fanes número uno y encuentra muy halagador recibir piropos de ellos.

Para Tahis, es una gran satisfacción que sus hijos sean sus más grandes admiradores. Foto: Cortesía

 

REGLAS EN CASA
Cindy Pereira
Profesión: Asesora de imagen y protocolo.
Hijos: Francesca de 10 años y Gianluca de 6.

Cindy Pereira  no tiene niñera en casa, así que acostumbró a sus hijos a obedecer una regla muy simple: después de las 9:00 de la noche empieza el tiempo libre de mamá. Esto lo estableció después de darse cuenta de que no tenía un espacio propio, y por las noches, cuando intentaba leer o ver sus programas favoritos, sus hijos la interrumpían para pedirle ayuda con tareas a último momento. “Los tenía mal acostumbrados, hasta la televisión les daba”.
“Un día mi hija me pidió por tercera vez que saliera urgente a comprar una cartulina, y yo en pijama hecha un desastre; en ese momento descubrí que necesitaba mi tiempo”, recuerda.
Al principio se le hizo difícil, pero para ella es importante ponerles límites a los hijos. “Las mujeres no somos  superhéroes; después explotamos y de mala forma”. A sus hijos les enseña  a organizarse, a ser autosuficientes y a que aprendan el  valor de dedicarse tiempo a sí mismos.
Además de correr en el parque Omar todas las mañanas y leer en las noches, una vez termina sus labores como mamá, Pereira se reúne con sus amigas con quienes comparte dos veces al mes.  “Nos llamamos las coffee girls; es sumamente divertido”.
A las mamás a las que se les dificulte encontrar un tiempo para ellas, Pereira les aconseja no buscar excusas. “Si es necesario, poner un letrero que diga ‘No molestar”.

Cindy Pereira (izquierda) se reúne con las ‘coffee girls’ mientras esperan a que terminen las clases de karate de sus hijos. Foto: La Prensa/ Jihan Rodríguez

 

SOLO HAY QUE EMPEZAR
Annabel Blaney
Profesión: Maestra de preescolar
Hijos: Helen de 12 años y Liam de 9.

Al convertirse en madre por primera vez, Annabel Blaney puso un alto a todas sus actividades para dedicarse a su familia. No fue hasta que su segundo hijo cumplió los tres años cuando decidió que ya era hora de encontrar tiempo para ella.
Poco a poco fue buscando momentos para ejercitarse y practicar yoga. Al principio se le dificultó ajustar su rutina, ya que por ir al gimnasio veía muy poco a sus hijos. Pero fue haciendo ajustes: buscó un gimnasio más cerca de casa y acude en las noches.
“No es fácil, pero es posible”. Cuenta que su esposo es coach de fútbol americano y sus hijos también están involucrados en el deporte: Helen practica flag football, y Liam el  fútbol americano. “Mis dos hijos están en deportes durante todo el año y no me pierdo ningún juego”. Para sacudirse el mal hábito de poner primero a los demás, Blaney aconseja comenzar de a poco, pero comenzar.  “¡Sentirse saludable y feliz no solo te beneficiara a ti, sino a tu familia!”, recalca.

Annabel Blaney junto a su hijo Liam, de 9 años. Foto: Cortesía

 

SONDEO EN ‘ELLAS.PA’
El 45% de las lectoras que participaron en un sondeo efectuado en ellas.pa consideró que el hábito que más quisieran cambiar es el de pensar en todos antes que en sí mismas, seguido por “te cuesta decir que no” (29%) y quedando “no sabes delegar” en el tercer lugar con 15% de los votos, y “crees que si no estás el mundo se va a acabar” en el cuarto puesto con 11% del total de los votos.