6bc054707cae47d7162666de0904b5a8 - Patrick Castagnet, el papá surfista

Desde los 11 años el surfista Patrick Castagnet, de 44 años de edad, practica el surf. Ha sido cuatro veces campeón del Circuito Nacional de Surf, además representó a Panamá en Juegos Bolivarianos, Mundiales y Panamericanos en varias ocasiones, así como en eventos de circuitos profesionales como ALAS y ASP.

El deportista comparte que le gusta surfear en las playas del océano Pacífico, específicamente en playa Teta, Chame Banks, Chepillo, Morrillo, Venao y Santa Catalina; y en el Caribe, en  las playas de Bocas del Toro, como Dumpers, Carenero, Punch y Silver Back.

Lecciones de vida

También le gusta el tenis, la patineta, el golf y baloncesto, deporte que practica junto con Christian, de 21 años, su hijo mayor. Castagnet confiesa que aprendió una lección inolvidable: tratar de inculcarle la pasión por el surf. “Al final terminó haciendo de todo, menos surfiando. Hoy en día me toca ver las finales de la NFL y NBA con él”, admite entre carcajadas.

Ahora sus hijos simplemente ven cómo a su padre le apasiona el surf. “Fácilmente puedes darte cuenta a cuál de ellos le interesa también. Logré que uno de tres sea mi compañero de surf”, dice refiriéndose a su segundo hijo, Luca Castagnet, de 11 años.

El atleta manifiesta que aunque ama el surf, enseñárselo a sus hijos implicó sacrificios al principio. “Este deporte tiene muchos niveles de dificultad, variación en el tamaño de olas y distancias a recorrer para llegar a los distintos lugares donde encontrarlas. Cuando estás en el proceso de enseñarles sacrificas mucho, pero a cambio ganas la satisfacción de ver la felicidad de tu hijo agarrando sus primeras olas, hasta que se convierte en tu compañero de surf”.

Lo que más disfruta el surfer es “poder compartir la emoción cuando viene un swell (oleaje), viajar, disfrutar y proteger juntos la naturaleza”.

b1a5d7af79de41ea404c92e833a66a7e - Patrick Castagnet, el papá surfista

Padres e hijos

Este padre de familia califica la relación con sus tres hijos como “una relación cercana y divertida, en la que  los deportes juegan un rol importante como guía para la vida”.

Entre las otras actividades que les gusta practicar están el baloncesto y las bicicletas, con Christian. A Luca el surf, la patineta, jiu-jitsu y el tenis. A
Giulianna, de ocho años, le fascina el ballet, la gimnasia, el patinaje y el tenis.

Patrick le aconseja a los padres que saquen un tiempo de la rutina diaria para dedicarle al deporte, que “además de fortalecer la relación con los hijos paralelamente brinda muchos beneficios como salud, energía, disciplina, perseverancia, y la más importante de todas, la felicidad”.