eac12a637df92958c6e30a4cec67aeec - Niños violentos con animales

Reiteradas veces me ha tocado ver situaciones en las que niños pequeños manipulaban a sus animales de una forma cruel, avalados por el silencio cómplice de sus padres.
Ante tanta injusticia nunca he podido quedarme callado, y a pesar de que sabía que me costaría un muy mal rato, siempre intenté de una forma amable hacer entrar en razón a los adultos de lo que su hijo estaba haciendo.

Estas intervenciones jamás terminaron bien y supongo que no es casualidad, ya que las personas con las que pretendía dialogar, confirmaron una violencia y falta de sensibilidad absolutamente predecible con solo ver lo que estaban permitiendo a sus hijos.

Según argumentan psicólogos, los niños pequeños pueden maltratar a los animales en su intento de exploración y curiosidad, pero cuando esto se vuelve un modo de relación permanente, allí está sucediendo algo.

El rol de las escuelas como educadores tiene un papel relevante en la formación. De hecho, en algunos países como por ejemplo España, están proyectando incorporar programas estratégicos  basados en crear conciencia y empatía hacia los animales como manera de prevenir conductas violentas en niños.

Si bien es cierto que indudablemente esto es un gran aporte, el hogar es un referente irreemplazable y de gran peso en los valores que construyen la personalidad de los pequeños humanos.

La famosa frase “los niños son así” en estos casos no cuadra, ya que generalmente cuando los psicólogos o trabajadores sociales ahondan en las historias de estas familias, habitualmente los menores que ejercen crueldad hacia los animales han sido de una u otra forma víctimas de lo mismo (ya sea física o psicológicamente).

En ocasiones, pude observar que algunos padres de varones bloquean en sus hijos expresiones sensibles hacia los animales por considerarlas tóxicas para su rol genérico. Este gran error conceptual, producto de las inseguridades de los adultos, seguramente será una bomba de tiempo que repercutirá en la salud mental del niño y su inserción social.

LOS NIÑOS, UN ESPEJO

a376dbb7460b83211ce05d177474b631 - Niños violentos con animales

Los niños aprenden en base a sus experiencias.  Si se les irrespeta o viven en ambientes de violencia doméstica será algo natural en ellos que seguramente tomarán como referente y lo trasladarán hacia los animales u otros humanos. Tómese el tiempo para transmitir a sus hijos el valor a la vida, el respeto y la sensibilidad. Esto no solo aportará a que sean personas de bien, sino también es un generador de cambios en un mundo que cada vez necesita más personas con coherencia, compasión y corazones nobles.

UNA ALERTA ROJA

Es sabido la señal de alarma que representa el maltrato hacia los animales en los niños como predicción de posibles trastornos de conducta futuros más agudos.

En 1987, la Asociación Americana de Psiquiatría incorporó la crueldad animal como uno de los síntomas más relevantes en los trastornos de la conducta infantil. Diversos autores señalan estas conductas como expresión de disfuncionalidad, siendo los pronósticos más serios los casos de sadismo, en los que los niños disfrutan practicando la crueldad hacia los animales.

Cuando hable con los pequeños acerca de los animales, otórgueles una identidad, necesidades, emociones y sentimientos. Esto evitará que los vean como objetos de los cuales pueden disponer a voluntad, ejerciendo sobre ellos abusos de poder o maltrato.

Si usted es consciente de que su hijo es violento con animales, explíquele de una manera comprensible lo que esto significa y el dolor que está causando en seres que, al igual que nosotros, merecen un trato digno. Si la conducta persiste, no dude en acudir a profesionales para abordar este tema, que puede tener connotaciones mucho más profundas de las que se ven.