13abril familiariginal - Les presento el cigarrillo electrónico

 

A menos que se haya registrado y yo no lo haya visto aún, nunca la historia de la humanidad había sido tan movida por el principio de placer como hoy.

 

Yo escribo muy poco de adicciones porque no soy experta en el tema, pero hoy me mueve la urgencia a dirigirme a ustedes,  padres lectores, para apelar a su liderazgo  y tomar las riendas de los temas que tanto aquejan a nuestros chicos. Tengo unos cuantos artículos publicados acerca del alcohol y su consumo, de los cigarrillos, de los inicios tempranos, de todos los daños que hacen.
 Veo padres pasar por mi consulta e irse molestos conmigo, o al menos desilusionados, cuando no les ofrezco más solución que empezar por prohibir a sus hijos el consumo de estas nocivas sustancias.

 

Los padres ven con ligereza el asunto del consumo del alcohol; nosotros los profesionales de la salud mental vemos con tristeza cómo cada día hay más jóvenes (menores de 17 años) sumidos en la depresión producto de la ingesta temprana de alcohol. Pero hoy no deseo hablarles del alcohol o sus riesgos. Hoy quiero hablarles de otro mal que ha llegado para quedarse, con fuerza y brutalmente. Y sí, tal vez usaré palabras fuertes, pero necesito que se muevan de su zona de confort y se manifiesten en contra de prácticas que vayan en detrimento de la salud,  bienestar y el futuro de sus hijos.

 

AQUÍ ESTÁN LOS ‘VAPEADORES’
Un momento, un momento. Antes de eso quiero que entendamos que no estoy en contra de ningún consumo. Pienso que cada ser humano es libre de hacer lo que le venga  bien, siempre y cuando lo haga dentro de sus límites como persona, sin interferir en los derechos de los demás. Pero una cosa es una persona adulta (mayor de 25 años) fumando o tomando, y otra cosa es un crío en similares menesteres.

 

Empezaré recordándoles que el cerebro termina usualmente de madurar a los 25 años aproximadamente. Esto quiere decir que en la adolescencia engancharse en hábitos adictivos hace que sea mil veces más difícil después salir de ellos que si se empieza a edades más tardías.

 

Los cigarrillos electrónicos se han disparado en popularidad entre los jóvenes y adultos jóvenes. Son dispositivos que suministran, a través de un aerosol inhalado, nicotina, sabores y otros aditivos.  Estos dispositivos se conocen con diferentes nombres; con el que más familiarizada estoy en Panamá, según mis investigaciones, son los vapeadores. Es importante que diga que también se puede vapear marihuana.

 

Algo que supuestamente  ayudaría a los fumadores a dejar el hábito se ha convertido en algo peligroso para nuestros jovencitos. La comunidad científica aún está aprendiendo como estos afectan la salud. Pero  tengan esto en cuenta: la exposición a la nicotina en la adolescencia puede causar adicción y daño a un cerebro en desarrollo de formas que aún no hemos visto. El problema que yo veo con esto es que estos aparatitos son de sabores. En un estudio efectuado en  Estados Unidos chicos de entre 12 y 17 años dijeron “vapear” por el sabor dulce y agradable y la creencia de que son menos dañinos que los cigarrillos convencionales.

 

DOPAMINA, NICOTINA Y ADICCIÓN
Según estudios y publicaciones, la nicotina tarda entre 7 y 10 segundos en llegar al cerebro, donde hay receptores sobre los cuales actúa causando sensación de placer. La nicotina es altamente adictiva; cuando se usa repetidamente se producen cambios a nivel del cerebro, especialmente en el cerebro de los adolescentes, según publica un estudio en la revista  Neuropsychopharmacology. Y concluye que “las drogas tienen un efecto aún más agudo en el cerebro de los adolescentes”.
La mayoría de estos estudios insta a prevenir el consumo de estas drogas tan socialmente aceptadas hoy  en los jóvenes.

 

¿QUÉ PUEDEN HACER LOS PADRES?

Entiendan que sus hijos ya saben que fumar es nocivo para la salud.Hablen con sus hijos y los demás adolescentes acerca de los peligros de estos dispositivos, especialmente porque hay una idea errónea de que esto no es fumar, es vapear, y que el cigarrillo electrónico fue diseñado para ayudar a las personas a dejar la adicción al cigarrillo.

Busquen todas las fotos que puedan de estos aparatos para que puedan reconocer cómo son.

Para conversar con sus hijos acerca del tema inicialmente, háganlo sonar muy casual y no hagan preguntas cerradas tipo sí o no. Como es de gratificación instantánea, no se enfoquen en el peligro de vapear ahora, enfóquense en el detrimento para la salud en los años venideros. Propónganles que si se empieza a fumar a los 21 años, a los 40 puede que ya sufran del corazón o tengan cáncer. De esta manera si el chico o chica está empezando más temprano se enfermará más joven. Pregúntenles qué tipo de vida de adulto desean vivir.

De ser así, no teman y prohíban que sus hijos consuman nicotina, marihuana o alcohol.

 

Queridos padres. No hay un solo camino. Pueden buscar ayuda profesional. No podemos seguir educando a larga distancia o a través del teléfono. Involúcrense. Estén pendientes. Pregunten, prohíban, peleen. Es la vida de sus hijos la que está en sus manos y depende de decisiones. ¿Qué van a hacer?

Contenido relacionado