77f76b227d85b3ad4e1a8094aef68a32 - La ley de paternidad, un acuerdo que rompe estereotipos

El fortalecimiento del vínculo entre el padre y el recién nacido fue una de las principales razones por las que Luis Ernesto Carles, ministro de Trabajo y Desarrollo Social, propuso la creación de una licencia de paternidad ante la Asamblea Nacional. Después de mucha argumentación y opiniones encontradas, la ley fue sancionada a finales del mes de mayo de este año.

Según Carles, este es un tema de igualdad de valor en el trabajo. “A nivel mundial existe la licencia de maternidad. Nuestro país acoge una legislación de seis semanas antes y ocho semanas después para que esa madre pueda convivir con su hijo. Pero no existía una ley que también incentivara al padre a gozar de un derecho que no tenga que ser negociado”, comenta el funcionario.

Esta iniciativa nos pone al nivel de países como Colombia, Ecuador, Estados Unidos y Perú, que también cuentan con un reglamento de este tipo.

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) emitió un comunicado en el que felicitó a Panamá por unirse al grupo de países de América Latina que ya han establecido estos permisos. De acuerdo con la institución, “estas licencias son fundamentales para asegurar que los hombres comiencen a involucrarse en el cuidado de sus hijos e hijas desde el mismo momento del nacimiento”.

“Redistribuir el trabajo de atención es crucial para que las mujeres puedan incorporarse y mantenerse en el mercado de trabajo en igualdad de condiciones con los hombres”, agrega el organismo en la nota.

Esta autorización no es nueva en el ámbito laboral panameño. La figura del permiso de paternidad existe en convenciones colectivas que tienen algunos trabajadores del país. Sin embargo, es la primera vez que se reglamenta legalmente tanto para la empresa privada como para las instituciones públicas.

“Existen alrededor de 1.2 millones de trabajadores formales. De eso, un poco más de 600 mil son hombres. De ese 100%, solo el 18% está sindicalizado”, indica el encargado del ministerio. “Esto quiere decir que tenemos más de 400 mil trabajadores hombres del sector privado y del sector público que no tienen convenciones colectivas”, agrega.

La autorización

La Ley 27 del 23 de mayo de 2017 otorga un permiso de tres días hábiles para que el trabajador se ausente de su trabajo cuando su hijo o hija nazca. Este período será computado como tiempo efectivo de servicio.

El abogado Julio César Acosta sostiene que esto “no es un premio para el trabajador, porque la finalidad es la de fortalecer el vínculo entre el padre y el recién nacido en los primeros días de vida”.

La remuneración de este lapso será asumida por el empleador. Este hecho fue un tema de debate. El ministro Carles, por otro lado, ilustra que “un hombre en su vida productiva trabaja alrededor de 40 años. Desde que tiene 18 años hasta que se jubile, en promedio. Estamos hablando entre 14 mil y 15 mil días. ¿Qué son 3 días? Eso prácticamente no es nada”.

“Ese tipo de licencias no es algo significativo en la economía de una empresa. Lo normal es que el máximo será de una vez en un año”, explica Acosta. “De tal manera que creo que la empresa contribuye con su rol de responsabilidad social frente a la familia, a la vez que de alguna manera es una guía hacia una paternidad responsable”, agrega.

La aplicación de esta legislación es un paso más hacia la equidad de género.  “Ahora todos los trabajadores hombres de este país están amparados con esta ley que busca, sobre todo,  fortalecer el vínculo familiar”, manifiesta el ministro Carles.

LO QUE DICTA LA LEY

Detalles de la concesión

• La licencia aplica solamente para trabajadores cuya esposa o conviviente en condición de singularidad y estabilidad se encuentre en estado de gravidez.
• Tendrá una duración de tres días hábiles y será un permiso remunerado.
• Durante este período el padre no podrá laborar para otro empleador ni por cuenta propia.
• Para gozar de este derecho, el hombre debe comunicar en su lugar de trabajo la fecha probable del parto con una semana de anticipación.
• El inicio de la autorización se calculará desde el nacimiento del hijo o hija.
• El trabajador queda obligado a presentarle a su empleador el certificado de nacimiento que lo acredita como padre del recién nacido.
• La ley está vigente desde el 25 de mayo de este año.