8804e5d2feb41f3dd33343b8bb35830c - Ideas para educar a los niños con disciplina positiva

Cuando se trata de crianza nunca hay fórmulas mágicas. Cada adulto es un cuidador diferente y todos los niños son distintos, por eso lo que le funciona a uno puede que no le funcione a otro.

La disciplina positiva es una filosofía que nace de teorías psicológicas para educar a los padres y promover la crianza basada en el respeto mutuo. Se centra en el sentido de pertenencia que tiene cada uno de los seres humanos. En mayo, la Asociación de Disciplina Positiva en Panamá tuvo su primer encuentro.

Podemos tener miles de ideas creativas y buenas para intervenir en esos retos diarios que enfrentamos con los hijos. Poner límites y educar es un proceso de constancia, en el cual el adulto se descubre y descubre a su hija o hijo. Siempre hay que tener en cuenta que los pequeños quieren pertenecer.

Les comparto algunas respuestas generales a inquietudes hechas por padres. Cada uno de esos retos diarios son oportunidades increíbles de aprendizaje y enseñanza de esas habilidades que quisiéramos ver en nuestro hijo cuando sea un adulto.

Por más que le digo a mi hijo de tres años que sea cariñoso con su abuela, no lo hace. ¿Cómo puedo cambiar  su conducta?

Lo primero es ser el ejemplo. Sea usted cariñosa con él y con sus familiares.

Aprendemos de manera visual, más de lo que somos conscientes. Se le puede preguntar al niño cómo se siente referente a su abuela. Es importante escucharlo; quizás le sorprendan las respuestas. Inclusive él mismo puede decirle el motivo y mostrarle qué necesita para ser cariñoso con la abuela.

Mi hija de tres años se niega a tomar medicinas, ¿cómo puedo lograrlo sin necesidad de sobornos?

Es muy importante ver si ella sabe para qué se está tomando esa medicina y qué le va a causar. En la mayoría de los casos es para hacerle un bien al cuerpo. Se puede hacer a manera de juego, inclusive hacerlo juntas; que usted también se tome sus vitaminas en el momento en que a ella le toca su jarabe o pastillas. Al ser fármacos para niños ayuda mucho que tengan sabores agradables. Si no funciona, sería importante indagar qué le pasa a ella con la medicina. Y qué necesita para tomársela. Así juntas pueden idear la manera para hacer esto más fácil, ya que sí es algo importante que lo haga.

8709db8900b050a7783a9e2a54714b6c - Ideas para educar a los niños con disciplina positiva

Le digo a mi hijo de cuatro años que recoja sus juguetes y hace como que no me oye, ¿cómo puedo obtener su atención?

Para obtener la atención de su hijo de cuatro años primero agáchese y converse con él en su nivel con contacto visual. Asegúrese de que él sepa que se le está hablando y tomando en cuenta. Hay que empezar por hacer el trabajo en conjunto para darle el ejemplo. Sea consistente con la tarea, cada vez que juegue hay que finalizar recogiendo; este aspecto puede ser hasta parte del juego.

Cuando llega la hora de guardar los juguetes no es que se le manda, sino que se le pregunta: ¿Qué hacemos después de jugar?

Todas las mañanas, mi niña de cuatro años da muchas vueltas para ponerse la ropa de la escuelita. Sé que le gusta la escuela, no entiendo por qué su actitud.

Habría que ver qué hace mientras da vueltas. Sería muy bueno, al principio, acompañarla y darle opciones en la medida de lo posible -por ejemplo, que escoja qué medias se va a poner. Al sentirse que es parte y responsable de algunos aspectos, se puede sentir más comprometida con el proceso. Es importante ser constante, ya que estos cambios no suceden de un día para otro.

Descubra qué parte le gusta más de arreglarse y juntas armen una estructura de la mañana y que de último se ponga lo que  más disfrute. De esta manera querrá hacer todos los pasos anteriores para llegar a su favorito. Una vez la tenga creada, sea constante en esa rutina. Cuando ocurra una pausa pregúntele: ¿Qué venía después de…. ? o ¿Qué hay que hacer ahora? Acompáñela  hasta que lo haga de manera fluida.

Viajo mucho por mi trabajo y mi hija de cinco años de edad sufre estas separaciones. Deme un consejo para hacerle sentir que siempre regresaré.

Es muy importante decírselo. Antes de marcharse comunique que va a estar fuera unos días, así ella se prepara para la ausencia. Hágale sentir que usted está pendiente de ella. Puede hacerlo cuando hablen por teléfono o por la computadora. Dígale, por ejemplo: ‘Mi amor, mira que hoy vi en una vidriera un osito como el tuyo, ¡cómo pensé en ti!’.

Nunca desaparezca de pronto; no se vaya sin avisarle. Eso sí sería un cambio muy drástico.