8sept bienestar33 - ¿Eres diurna o noctura?
Constantemente veo esto: personas estupendas que se flagelan porque no son de una manera u otra. Son casi como salmones contra corriente. Luchan por adoptar los métodos exitosos de otros.
Cada uno de nosotros es de una manera. Somos el resultado de una compleja combinación de ciclos vitales, gustos, necesidades y aspiraciones que no son replicables ni pueden ser estandarizadas.
Por eso me sorprende cuando llegan a mí personas diciendo que no son disciplinadas porque les cuesta levantarse a las 5:00 a.m. a correr o ir al gimnasio. Otros se quejan porque no son capaces de leer todas las noches como se propusieron.
También me encuentro con quienes piensan que deberían hacer más por su vida social. Salir en la noche, aunque en verdad se caen de sueño.
Si quieres alcanzar más y ser más feliz, crea una vida donde fluyas como eres.
En la antigua Grecia, en el templo de Apolo en Delfos estaba escrito “Conócete a ti mismo” como pilar de la sabiduría. Hoy parece que nos guiamos por algo parecido a “Cámbiate a ti mismo”.
Debes conocerte para que tu vida sea más fácil y alienada contigo. Conocerse a uno mismo es un viaje largo, pero si lo recorres dejarás de pelear contigo.
Este tema me parece tan importante que he dividido los puntos claves en dos entregas para poder profundizar.
Lo primero es conocer tus ciclos.
No todos nacieron para levantarse a las 5:00 a.m. y ser funcionales el resto del día. Tampoco todos pueden sentarse a las 10:00 p.m., concentrarse y escribir un reporte.
Cada quien tiene un sistema circadiano. Es una especie de reloj incorporado a nuestras células y que regula buena parte de nuestra fisiología y metabolismo.
Entre otras cosas, se encarga de liberar hormonas, graduar temperatura y, sobre todo, dictaminar cuáles son nuestras horas más alerta, los ciclos de vigilia y de sueño.
Si eres una persona diurna, entrenar a las 5:00 a.m. no será un problema. Estás más enfocada y alerta en las mañanas. Ese debe ser tu horario para producir el trabajo que requiere de más concentración.
Ubica tus citas en la calle o mandados para la tarde cuando ya has producido en tu mejor momento, la mañana. Deja para luego las tareas que no requieran estar tan alerta.
Si eres diurna, la vida social de noche te puede resultar muy cuesta arriba. No renuncies a ella y enfócate en encuentros para almorzar, desayunar o salidas tempranas directamente después del trabajo. Si estás comenzando algún tipo de emprendimiento adicional a tu empleo, tu mejor momento para dedicarle a tu proyecto es casi antes de que se levanten los pajaritos, porque para la noche le estarías brindando apenas migajas de tu capacidad.
Mejor no entrenes de madrugada.
8sept bienestar11 - ¿Eres diurna o noctura?
Por otra parte, si eres una persona nocturna puedes ir al gimnasio a las 5:00 a.m., pero es probable que estés hecha polvo el resto del día y para cuando llegue la noche, que es tu mejor hora de producción, no estarás en tu mejor momento.
Es probable que hacer ejercicio más entrada la tarde te dé la energía óptima para entregar lo mejor de ti.
Forzar una rutina que va en contra de tu ritmo es contraproducente.
A las personas nocturnas les conviene hacer las tareas de menor concentración, primero porque entran en su zona de enfoque más avanzado el día y, es más, producen estupendamente bien cuando todos los demás se fueron a dormir.
Recuerdo mis épocas escolares. Como soy nocturna, llegaba a dormir la siesta y me levantaba para ponerme a estudiar. A la vez, tenía amigas que a las 9:00 p.m. estaban en los brazos de Morfeo y se levantaban a las 4:00 a.m. para estudiar frescas antes del examen. Ya ves, cada quien que haga como mejor le funciona.
Es importante conocer tus mejores tiempos biológicos para que fluyas con lo que es  natural para ti antes de adoptar métodos que les funcionan a otros  y, aunque esto pudiera parecer menor, es importantísimo para diseñar tu vida.
Crea unas rutinas de trabajo, entretenimiento, ejercicio, etc., que honren si eres diurna o nocturna, que vayan acorde a tu ciclo, de manera que estés apoyándote en ti para generar mayores resultados en vez de ir forzada la mayor parte del tiempo.
No es sostenible crear una vida donde sientas que estás continuamente empujando en tu camino. Puede que termines abandonando tu meta y el problema no radica en el qué quieres hacer, sino en el cómo lo estás haciendo.
En el próximo artículo voy a hablarte de otro factor para crear una vida acorde a ti. Espera ese escrito si eres una persona convencida de que tienes que ser emprendedora para alcanzar tu máxima satisfacción, cuando en verdad disfrutas de una estructura, unos compañeros y la seguridad de un sueldo mensual.
O tal vez eres de las que se preguntan ¿qué está mal conmigo que al año en un trabajo me aburro tanto que quiero salir corriendo? Aprenderás más de ti.