12ene crossfit2 1000 - El 'crossfit' se trata de ganas

¿Qué se necesita para hacer crossfit? La respuesta es simple: solo debes tener ganas. Hace dos años y medio comencé con esta disciplina, de la cual no conocía nada en lo absoluto. Venía de entrenar en un gimnasio pequeño –no me gustan los sitios multitudinarios- que estaba cerrando y necesitaba una nueva opción para seguir ejercitándome.

Cuando me inscribí hace cinco años por primera vez en un gym, me dije a mí misma que no quería ser como la mayoría de la gente que entraba por tres meses y luego abandonaba; quería ser constante y ver resultados. Siempre había sido delgada, pero deseaba estar tonificada. Ya iba a entrar en mis 40 años y estaba haciendo algunos ajustes que solo el ejercicio podía lograr.

Esta constancia no fue fácil. El primer año de gimnasio me costó ser disciplinada, empecé con tres días de entrenamiento y había momentos en que no quería ir, pero todo menos abandonar este estilo de vida que el segundo año me demostró cómo realmente impacta positivamente en la salud. A partir de allí lo hice mío y ahora es parte de mi vida.

Mi box, como se le llama a los sitios donde se practica el crossfit, está a tres calles de mi edificio en San Francisco. Pasaba por allí y pensaba, “es ideal, cerca de casa”. “¿Pero, crossfit?”, me decía a mí misma. Solo había escuchado que era muy difícil, que no era para todo el mundo y que te lesionabas.

Hice una llamada a Crossfit 444 y conversé con Raphy, mi actual coach, quien me invitó a probar una clase y me explicó en qué consistía. Con esa sola clase me encantó; tenía en ese momento 42 años.

Fue uno de mis entrevistados quien me motivó a empezar un estilo de vida diferente y sostenible. El señor Luis H. Moreno me había contado en un artículo, precisamente para Ellas, cómo a sus 40 años había empezado a correr por la avenida Balboa. En ese momento el señor Moreno tenía 81 años y cada mañana salía a trotar.

12ene crossfit6 1000 - El 'crossfit' se trata de ganas

La clave es el ‘coach’
Rompamos algunos mitos sobre el crossfit. Lo primero que descubrí es que es para todo el mundo, no importa la edad. Tengo compañeros desde veinteañeros hasta de casi 60. El peso tampoco importa ni si eres sedentario, e incluso hasta embarazadas lo practican.

¿Pero qué es crossfit? Pues es una disciplina de acondicionamiento físico basada en ejercicios constantemente variados, con movimientos funcionales, ejecutados a alta intensidad. Sin embargo, todo se adapta a la capacidad o condición de cada individuo; por eso es para todos. Se trabaja mucho con barras y peso, mancuernas, se incluye hasta un poco de gimnasia, es muy completo y cada clase es una sorpresa de combinación de movimientos, por lo que es imposible aburrirse y es lo que lo hace interesante.

Sobre ese miedo a lesionarte, pues eso puede pasar en cualquier gym o practicando cualquier actividad física. La clave es tener a un coach idóneo, que no te permita entrar a la clase si no has calentado como es debido, que sepa hasta dónde puede llegar contigo, que esté pendiente de si estás haciendo bien o no el movimiento, que te motive a ir por más de manera segura o que te detenga para que no te lastimes. Mis entrenadores Mariana y Raphy me conocen mejor que yo, saben qué peso puedo hacer, qué no debo hacer, dónde debo mejorar, muchas veces me dicen “dale, que sí puedes”, y efectivamente puedo y me sorprendo; otras veces, por el contrario, me dicen “bájale el peso”, y cuando estoy en medio del entrenamiento me doy cuenta de que tenían razón.

12ene crossfit7 1000 - El 'crossfit' se trata de ganas

Resultados que se ven
En el box no hay espejos para verse, lo que usas lo colocas de vuelta en su sitio, lo primero que todo el mundo hace es aprenderse tu nombre para darte ánimo en medio del training, el apoyo, compañerismo y ánimo colectivo es la esencia, nadie abandona a nadie, si uno no ha terminado, todos están allí para asegurarse de que termines la rutina del día, conocida como el WOD.

Recuerdo que mi primer día quedé de última haciendo la rutina, y de repente tenía a dos chicos junto a mí diciéndome que siguiera, que le diera, que iba bien, y terminé. Es increíble lo que hacen las voces de ánimo cuando tienes una rutina que terminar y el reloj corriendo, porque ese es otro diferencial del crossfit: todo es por tiempo y eso hace que te retes para terminar o hacer varias rondas. Todo depende de lo que toque ese día.

Este entrenamiento tiene toda una terminología; al principio es como otro idioma, pero poco a poco te vas metiendo en él, y cuando menos te das cuenta ya hablas así y entiendes lo que el coach escribió en el tablero para la clase.

Sobre las barras con los discos, yo solo había visto eso en las olimpiadas; jamás me imaginé levantando una, pero cuando empiezas a conocerlas, a aprender los movimientos, y lo mejor aún, a ver tus brazos, hombros, abdomen y piernas tonificadas, marcadas… entonces se vuelven tus movimientos favoritos y las barras tus mejores amigas.

En cuanto a resultados… Cuando comencé le preguntaba a mi coach con impaciencia, ¿cuántas calorías se quemaban? ¿cuándo iba a ver mi cuerpo más tonificado? y su respuesta fue: “Olvídate de las calorías, ven a entrenar con constancia y come bien”. Y así fue. Empecé entrenando cuatro veces por semana, hoy voy cinco veces, me siento con más fuerza y mi cuerpo está firme, que era mi objetivo.

Algo que amo del crossfit es que en una hora entrenas y estás listo, es una maravilla. Antes me estresaba pensando si me tocaba pierna, bíceps, tríceps, etc. Ahora solo voy a mi clase, y con la programación que Raphy hace durante la semana trabajo todo lo que necesito y en lo único que tengo que pensar es en no faltar a mi clase. Tomo la última, a las 7:30 p.m. Salgo de la oficina corriendo para llegar y a las 8:30 p.m he terminado.

Este año he decidido empezar un entrenamiento personalizado de crossfit. Esta fue mi primera semana y mi nuevo objetivo es trabajar con mi coach en un entrenamiento más adaptado a lo que mi cuerpo necesita, y mejorar algunas debilidades. Es importante mantenerse en movimiento y el cuerpo de verdad lo agradece. Se sorprenderían de todo lo que se puede lograr entrenando a diario.

12ene crossfit8 1000 - El 'crossfit' se trata de ganas

La primera semana
Raphy Guiraud y Mariana Pitty, propietarios y ‘coaches’ de Crossfit 444, explican.
“La primera semana debe ser de introducción. Se le hace una prueba a la persona con una serie de ejercicios básicos para conocer su condición, cuáles son sus deficiencias, qué hay que trabajar, conocerlos y que ellos nos conozcan.

Se enseñan los ejercicios básicos como squats, deadlift, burpees. No se puede incluir a la persona en la clase de una vez porque estaría perdida; para eso sirve la semana
de introducción, para que conozca cómo trabajamos y cómo funcionan las clases.

Se le da adicionalmente una pequeña guía de nutrición sobre qué tiene que comer antes y después de entrenar.

Luego de esa semana entra a la clase regular y va a ir trabajando de forma progresiva”.

Contenido relacionado