bc27b4bbb6cfb1ea1a6afad362eed2d5 - Miss Panamá 2014, Yomatsy Hazlewood

Cuando a Yomatsy Hazlewood le preguntaron a qué provincia le gustaría representar cuando se registró para participar en Miss Panamá, no dudó en responder “Darién”, la tierra donde nació su mamá y que ella visitaba de niña.

Con la banda de esta provincia, Hazlewood fue elegida la semana pasada Miss Panamá 2014 y representará al país en Miss Universo este año.

Para entrar al concurso, la joven de 23 años y 1.73 m. de estatura suspendió sus estudios universitarios y hasta renunció a su trabajo. Sus primeras palabras luego de ser coronada fueron: “Lo entregué todo”.

Nacida en la ciudad de Panamá, ella es la primera mujer negra en llevar el título de Miss Panamá para Miss Universo en siete años. La última fue Sorangel Matos en 2007, y antes de ella Tanisha Drummond en 1997, según comenta Marisela Moreno, presidenta de la Organización Miss Panamá.

Sí se puede. Antes de hacer el casting para Miss Panamá a finales de 2013, Hazlewood estudiaba idiomas en la Universidad Latina y trabajaba en un call center. También practicaba atletismo y pertenecía al equipo Black Eagles de flag football.

Dice que era una persona tímida y por ello decidió inscribirse en un curso de refinamiento personal en la agencia de modelos Katty Pulido, donde empezó a gustarle la pasarela.

En 2012 quedó de segunda finalista en Señorita Etnia Negra, y ese mismo año ganó el concurso Miss Latin Beauty Panamá.

En marzo de este año, ya siendo concursante en Miss Panamá y una semana antes de la preliminar del certamen (donde de 24 concursantes clasificaron 16 para la final y se eligió a la representante para Miss Mundo), decidió renunciar a su trabajo. Quería sentir que había hecho todo lo posible por llegar a la corona.

Yomatsy nació en la ciudad de Panamá. Es la primera mujer negra en llevar el título de Miss Panamá para Miss Universo en siete años. La última fue Sorangel Matos en 2007.

Durante el concurso escuchaba comentarios de compañeros de trabajo o por las redes sociales de que no tenía oportunidad de ganar, pero en lugar de incomodarle esto, asegura  que los comentarios los tomaba “por el lado bueno”; la hacían esforzarse más para lograr su objetivo. “Si ellos dicen que no puedo, ahora les voy a demostrar que sí puedo”, cuenta que se decía. Ahora, coronada Miss Panamá, asegura que ya lo demostró. 

Una familia grande. Hazlewood es la mayor de siete hermanos; el menor tiene tres años. En este momento todos viven con su mamá Yadira Oderais Hazlewood en Santa Ana. La miss cuenta que desde los seis años hasta la mayoría de edad vivió con su tía Tayra Nilka De la Rosa, hermana de su abuela (a quien también llama mamá), en Parque Lefevre.

Cuenta que cuando nació su primera hermana, a su mamá, aunque trabajaba, le costaba mantenerlas. “Yo tenía ganas de superarme, desde niña yo decía que quería estudiar, mi mamá no podía llevarme siempre”, pero comenta que con su tía abuela sí podía ir todos los días al colegio.

Yomi, como le dicen de cariño, recuerda que su mamá le decía que aunque vivieran en Santa Ana no tenía  que comportarse como los demás. También evoca las palabras de su tía abuela. “Siempre me decía: ‘Yomi, tú tienes que dar la cara por tu familia, debes terminar el colegio, lo único que te queda y te permanece es el conocimiento’. Y siempre me lo decía: ‘tú puedes ser muy bonita, siempre van a llegar personas con propuestas que en realidad no son buenas, pero lo que  permanece en  ti son tus estudios, y con eso puedes llegar lejos”.

Mientras vivía con su tía, Hazlewood estudió en el Colegio Adventista Metropolitano y después en el Instituto José Dolores Moscote, donde culminó la secundaria. En las vacaciones viajaba con su tía a Darién. Ya graduada y a los 18 años regresó a vivir a Santa Ana con su mamá, donde aún reside.

Así como su tía abuela la instó y la ayudó a que continuara con sus estudios, Yomatsy Hazlewood quiere hacer lo mismo con sus hermanos. “No necesariamente llevármelos a otro lugar, sino que ellos vean cómo yo he podido surgir dentro de tantas personas, demostrarles que los estudios es lo que a ti te ayuda a ser alguien cuando crezcas”, expresa.

Sus seis hermanos y ella viven en la misma casa, y aunque dice que puede ser una “locura”, confiesa que es bueno llegar  “y saber que alguien estará en la casa esperándote para conversar”.

A pesar de que dejó sus estudios en la universidad cuando entró al certamen, asegura que retomará de nuevo su carrera de idiomas.

Hazlewood vive actualmente en Santa Ana con su mamá y sus seis hermanos. Es la hermana mayor. Su papá era español y falleció cuando ella era bebé.

Una cualidad: la humildad. Cuando ganó el certamen de belleza la semana pasada, la nueva miss dijo que entre sus fortalezas estaba su humildad, y durante la entrevista hace hincapié en que la humildad no tiene que ver con el estatus social de la persona, sino con su personalidad.

“Humildad no es el hecho de que tengas o no plata, si eres pobre, eso no es humildad. Humildad es lo que llevas por dentro. Es tu esencia, lo que las personas perciban de ti, ser una persona sencilla, no alguien que alardea de tener algo que en realidad no tiene, así hay muchas personas, y hay personas pobres que hacen ver que tienen cosas que en realidad no tienen, como hay personas ricas que también lo hacen, y hay personas ricas que son humildes. Todo eso es tu forma de ser”.

La nueva Miss Panamá comenta que su papá era español de padre alemán, y de ahí su apellido. Él falleció cuando ella era bebé. Dice que le heredó la forma de su rostro, y de su mamá, que proviene de El Real de Darién, tiene la forma de sus ojos, labios y color de piel.

Miss Darién, Yomatsy Hazlewood, en su desfile en traje de baño. En un evento previo a la final fue escogida como la concursante con mejor silueta.

Dos amigas por la victoria. En la gala del certamen Miss Panamá y antes de conocer el resultado final, Yomatsy Hazlewood sujetó la mano de Miss Las Tablas, Stephanie González. Hazlewood obtuvo el título de Miss Panamá para Miss Universo, mientras que González se llevó la corona de Miss Intercontinental.

Comenta que con Stephanie fue con quien hizo más amistad durante todo el concurso. Recuerda que cuando la vio por primera vez sintió que ella iba a llevarse una de las coronas. “Ella fue una muchacha que no cambió su forma de ser desde el inicio”, dice al mencionar que hubo otras concursantes que cambiaron la manera de tratar a las compañeras después de clasificar entre las 16 finalistas.

Tras ganar el certamen, Hazlewood deberá prepararse para Miss Universo, que hasta el momento no tiene fecha establecida. Con respecto a someterse a alguna cirugía estética, dice que no se lo han propuesto, pero de ser el caso lo aceptaría. “Todo sea por ganar y traer la corona para Panamá”.

Yomatsy Hazlewood es coronada por la reina saliente Carolina Brid, Miss Panamá 2013, durante la final del certamen la semana pasada. Arriba a la derecha, con su mamá Yadira Hazlewood. Ella fue una de las primeras personas que la abrazó en el escenario cuando ganó.

 

BRASIL ENTRE REINAS
El mismo día que se inauguraba la Copa Mundial de Fútbol se celebró la gala final del certamen Miss Panamá, y por supuesto Brasil, sede del Mundial, era la temática del show.

El concurso comenzó con una presentación de bailarines al ritmo de samba donde apareció Miss Panamá 2013, Carolina Brid, quien más tarde entregaría su corona. Al cuerpo de baile se le unieron Sara Bello y Mary Gaby Sealy, que el año pasado fueron coronadas Miss Intercontinental y Miss Continentes Unidos, respectivamente. Luego aparecieron las 16 concursantes, todas usando diademas y vestidas de blanco.

Al comienzo del 'show', apareció Miss Panamá 2013, Carolina Brid, quien más tarde entregaría su corona. La presentación tenía como temática Brasil, sede de la Copa Mundial de Fútbol

El concurso fue conducido por Jorge Herrera, Madelaine Leignadier y Maricely González (Miss Panamá Mundo 2012) y entre el jurado figuraba Miss México 2011, Karina González.

El desfile en traje de baño, donde las chicas aparecieron con diseños de la venezolana Fabiola Bracho, también fue alusivo a Brasil y al Mundial.

Después de que las concursantes desfilaran en  traje de gala, se conoció a las seis finalistas: Miss Ocú, Elida Navarro; Miss Panamá oeste, Carmen Jaramillo, Miss Santiago, Leydili Caballero; Miss Chame, Nicole Pinto, Miss Las Tablas, Stephanie González; y Miss Darién, Yomatsy Hazlewood.

Tras la ronda de preguntas, se eligió como tercera finalista a Miss Santiago, segunda finalista a Miss Ocú, y primera finalista a Miss Chame.

En el escenario quedaron Miss Darién, Miss Las Tablas y Miss Panamá oeste, tomadas de la mano. Esta última fue coronada como Miss Latinoamericana del Mundo, y Miss Las Tablas como Miss Intercontinental.
Entonces se anunció a Miss Darién, Yomatsy Hazlewood, como la nueva Miss Panamá para Miss Universo.

Miss Las Tablas, Stephanie González, fue elegida Miss Intercontinental.

Con su banda y ya coronada, la nueva reina desfiló por el escenario. Su mamá se acercó y fue una de las primeras personas en abrazarla ante la mirada de los asistentes.

Dos días después de la final del certamen, Carmen Jaramillo, Miss Latinoamericana del Mundo, renunció al título para continuar sus estudios universitarios. Fue reemplazada por la primera finalista, Miss Chame, Nicole Pinto.

Miss Chame, Nicole Pinto, que en la noche del certamen quedó de primera finalista, reemplazará a Carmen Jaramillo como Miss Latinoamericana del Mundo.