Gaby Salas, mexicana, maquilladora y manicurista profesional.

El día de la entrevista, Gaby Salas, capacitadora internacional de Sally Hansen, de visita en Panamá, tenía una manicura en verde militar (que dice que es un color que está de moda) y en el dedo anular llevaba una calcomanía con un diseño con rombos de colores.

Para Salas, las uñas forman parte de la imagen de una persona y hablan mucho de su personalidad. Por eso, cuando ve una mujer con uñas desarregladas le da la impresión de que es  descuidada y que  no tiene conocimiento de que las uñas también forman parte del cuerpo y merecen cuidado.

“Muchas veces no nos preocupamos por las manos, nos preocupamos por tener un cabello lindo, un lindo vestido, un buen maquillaje”, expresa y asegura que los hombres se fijan en las manos de las mujeres.
Aunque sean cortas, dice que las uñas deben verse bien cuidadas y pintadas con un brillo.

Manicura sin exceso. Salas recomienda hacerse manicura cada ocho días, ya que cree que hacerlo en exceso -cortar constantemente la cutícula o la uña- puede dañarla.

La mujer puede cambiarse el color varias veces a la semana, siempre y cuando use productos de calidad y que antes de pintarlas aplique una base  para protegerlas. La base evitará que se manchen y se
resequen.

Entre los colores que son tendencia, menciona el verde menta, el verde militar, los tonos coral, el azul cobalto, que es como un azul rey, y los colores neón.

También se mantiene de moda llevar todas las uñas de un color y resaltar una -que puede ser la del dedo anular o la del índice o ambas- con un color o diseño diferente. “La idea es resaltar esa uña, que se vea totalmente diferente al resto”, expresa Salas, quien es maquilladora y manicurista profesional.

Verde militar con diseño en el anular era la manicura que lucía Gaby Salas, capacitadora internacional de Sally Hansen.

Cuenta que la tendencia de usar la uña anular diferente proviene de una historia de esas “que se cuentan de forma urbana”, en la que una mujer viendo que su novio de muchos años no le ofrecía matrimonio, decidió pintarse esa uña diferente para darle señales y llamar su atención.

Dice que  la leyenda proviene de algún lugar de Europa, donde se empezó a ver esta tendencia en las modelos de pasarelas.

Jugar con los colores. A la hora de pintar las uñas, Gaby Salas sugiere utilizar un color contrastante al de la ropa, por ejemplo, un vestido rosado con las uñas azules o con un ligero detalle en rosa para combinar, pero eso sí, que el esmalte no sea del mismo color que el vestido.

“Las uñas se han vuelto un accesorio más, como unos aretes, como un anillo, como una bolsa, es para complementar, para encontrar un equilibrio, no para que se vea todo parejo”.

Para mantener las uñas fuertes y sanas aconseja usar siempre una base con tratamiento, tener una alimentación adecuada, “si no estás bien por dentro no puedes tener nada bien por fuera”, dice, no limarlas en exceso, no morderlas ni utilizarlas como pinzas.

 

“Las uñas se han vuelto un accesorio más", dice Gaby Salas, por eso sugiere pintarse las uñas con un color contrastante al de la ropa, como en el caso de la actriz Ashley Jones (arriba) que vistió de azul y pintó sus uñas de rojo.