8a2a58d6fe697a1777f1c238140b7f1a - Injerto de cejas

Injertar pelos  de una parte del cuerpo a las cejas es un procedimiento que se está haciendo cada vez más conocido en nuestro país. El doctor Teófilo Djemal, dermatólogo, explica que la operación es sencilla. Se toma pelo de la misma paciente  y se coloca en el área de las cejas después de haber decidido qué nueva forma se les quiere dar.

Por su parte, el cirujano plástico Luis Picard-Ami explica que generalmente se saca una parte del cabello que tenga “la forma, el grosor y la orientación que sea favorable a la ceja, porque no se pueden poner así como así”. 

 

La técnica que se utilice dependerá del doctor. “Hay diferentes técnicas, uno puede hacer injertos de uno en uno, de pelito en pelito, y eso sería mínimamente invasivo, y hay otra forma donde uno puede hacer una fila, como quien dice una filita de pelitos, y allí se requeriría  hacer una herida y meterlos como quien mete en un sándwich”, explica Picard-Ami.  Al colocar las hebras de una en una, se le abre paso con una aguja sin dejar mayores cicatrices, a diferencia de la segunda técnica, en la que se pasa por un proceso de cicatrización diferente, en que el pelo se cae, quedando el folículo piloso (donde nace el pelo), para “semanas después volver a crecer de forma regular”, aclara Picard-Ami. 

e763767ad1eebac3fef2d05d8fabc8c7 - Injerto de cejas

Por más grosor.

Djemal comenta que la mayoría de los pacientes que se someten a la cirugía lo hacen porque “quieren tener sus cejas pobladas” o son pacientes lampiños de edad avanzada que  han perdido cejas y “las desean de vuelta”, o pacientes que han sufrido quemaduras o accidentes en los que han perdido el vello de esa área. 

 

El doctor Picard-Ami explica que las hebras de cabello que se injertan en las cejas se suelen tomar de “los lados de la cabeza, porque son los pelos que son más finos, que se parecen a las cejas, y que es fácil de esconder para que no se vea la cicatriz de donde se quitaron”,  pero también aclara que se pueden tomar  “de cualquier área donde los cabellos que uno quite se parezcan a las cejas que uno quiere reproducir o reemplazar”.  Por otro lado, el dermatólogo Reynaldo Arosemena comenta que es preferible tomar los pelos del área púbica, ya que “el problema del área de la parte de atrás de la cabeza es que no se parecen a los pelos de las cejas; los  del área púbica, por el grosor, por el tamaño y por la forma, se parecen más a los de las cejas”.

 

Postoperatorio.  A pesar de no ser un procedimiento tan invasivo como otras cirugías, requiere de cuidados postoperatorios. Djemal explica que lo principal es “no mojar la zona por un par de días; tampoco se pueden tocar las costras hasta que ellas se caigan, de lo contrario se cae todo lo que pusimos”, y seguir otros cuidados similares a los que se tendrían con otros tipos de heridas. 

 

Debido a las cicatrices, los doctores recomiendan abstenerse de efectuar el procedimiento a los pacientes que tengan problemas de cicatrización.

Para Arosemena también es importante recalcar que los pacientes con problemas de sangrado deben evitar este tratamiento “porque la cara sangra mucho”.