Moda

Diseñadora panameña participará en Vancouver Fashion Week

texto. José Espinosa Bilgray fotos. Gabriel Rodríguez

Marzo 17, 2017
En la semana de la moda de la ciudad canadiense, Maris Stella Kiener presentará una colección inspirada en la novela ‘Veinte mil leguas de viaje submarino’.

La diseñadora Maris Stella Kiener acomoda una de sus creaciones en un maniquí.

 

Maris Stella Kiener y su marca Stella Maris estarán presentes en la próxima edición de Vancouver Fashion Week, del 20 al 26 de marzo. Esta cita de moda se ha convertido en una plataforma para talentos emergentes. El año pasado asistió la panameña Andrea Sousa. Kiener estudió moda y diseño en el Instituto Marangoni en Milán. La invitación para participar en el Fashion Week Vancouver la recibió en diciembre por parte de los organizadores. “Ellos me enviaron  un correo electrónico. Ya  tenía desde antes más o menos una idea de lo que quería hacer y me puse a trabajar”, explicó. Esta colección llamada Nautilus es la segunda que presenta en un desfile; la primera la presentó en Panamá Fashion Week, donde recibió un reconocimiento como diseñadora emergente otorgado por la revista EllasCon aproximadamente un mes y medio de producción, los 14 conjuntos que serán presentados este 21 de marzo en Vancouver, Canadá, muestran sutilmente en sus siluetas, cortes, dibujos y brocados, su inspiración en la novela Veinte mil leguas de viaje submarino del escritor francés Julio Verne.

Las telas fueron traídas de Nueva York, las plumas de avestruz y otros detalles también. Los estampados han sido pintados a mano. Hay mucho juego de volúmenes y texturas. Hay una pieza que tiene casi mes y medio de trabajo en pedrería. Otra, un caftán blanco, lleva diseños estilo náutico hechos  a mano con pintura dorada. Señaló que puede tomar  un promedio de 20 a 30 horas pintar una  pieza. La diseñadora explicó que se inspira en los libros que lee. Una vez decide la temática, empieza a buscar referencias visuales alusivas al libro de su inspiración;  busca texturas, cortes, paletas de colores y muestras de telas. Así, tiene una base de ideas y conceptos con la que comienza a idear la colección de manera logística y técnica. Consigue los materiales, hace sus bosquejos, tacha, descarta, agrega y pone manos a la obra.

Maris Stella es fiel creyente en una ética de trabajo intensa y enfocada. Desde el proceso creativo y la producción, hasta el día del desfile, no para de trabajar. En enero, por ejemplo, no tuvo días libres. No le gusta trabajar bajo presión, así que “se faja” al principio para que   al acercarse la fecha de la presentación pueda contar con tiempo suficiente para ajustar cualquier detalle que lo necesite con una mente clara. Tiene cero expectativas del desfile, solo espera “que todo salga bien y a la gente le guste la colección”, dice riendo. Siempre habrá críticas -está consciente de esto-, mas tiene claro que las críticas son opiniones subjetivas. Para ella, las críticas constructivas son bien recibidas, las destructivas son ignoradas. Lo que importa es que  su mercado, las mujeres latinas sofisticadas, vivaces y atrevidas, usen y disfruten sus prendas.

Un estampado pintado a mano puede tomar unas 20 a 30 horas de trabajo.

Una vez la diseñadora encuentra su inspiración, hace bosquejos, busca muestras de tela y pone manos a la obra.

Las siluetas evocan el estilo de las mujeres europeas en la época cuando se escribió la novela '20 mil leguas de viaje submarino' del escritor francés Julio Verne.

Las telas y las plumas de avestruz fueron traídas de Nueva York.