Finanzas personales

Los seguros voluntarios

José Canto

Junio 17, 2016
Es importante que una persona tenga por lo menos los siguientes seguros voluntarios: de vida, de accidentes personales, de contenido o protección del contenido de la vivienda.
El riesgo es inherente a la vida, y entre las estrategias para manejarlo están transferir el riesgo a una aseguradora. 

El seguro es un servicio financiero. Está hecho para cubrir riesgos, entendiéndose por estos la posibilidad de sufrir un daño que es cuantificable. Si algo malo ocurre, a cambio de una prima que se paga a la aseguradora, la pérdida será cubierta por ella.

Es un apoyo financiero importante, ya que para muchos sería difícil comprar nuevamente algo que costó tanto conseguir o enfrentar la vida familiar si el o los principales proveedores de la familia faltasen.

Existe una gran cantidad de seguros y de compañías que los ofrecen. Las últimas son supervisadas en Panamá por la Superintendencia de Seguros y Reaseguros y reguladas por la Ley 12  de 2012  “que regula la actividad de seguros y dicta otras disposiciones”. Los seguros en general son anuales, y su vigencia comienza a las 12 horas del mediodía en que se inicia la vigencia, y finaliza a las 12 horas del último día de vigencia. 

La mora en el pago de una cuota podría suspender automáticamente la cobertura y la obligación de pagar por parte de la compañía cualquier siniestro que ocurra durante esa mora. 

La mora es cancelada a las 00:00 horas siguientes de hecho el pago. Prima es la suma que usted paga mensualmente por su seguro.
Los contratos de seguros establecen, por lo general, que cualquiera de las partes puede cancelar el contrato sin expresar motivo. Si lo hace el asegurado, puede ser desde el mismo día que lo solicita; si lo hace la compañía, debe dar un preaviso de 30 días.

Un seguro se puede comprar directamente a la compañía aseguradora a través de un corredor o asesor de seguros o de una compañía de venta de seguros.

Es importante que una persona tenga por lo menos los siguientes seguros voluntarios: de vida, de accidentes personales, de contenido o protección del contenido de la vivienda. 

Hay seguros obligatorios por ley, como el de automóvil, que debe comprar todo propietario. Muchas empresas ofrecen a sus colaboradores en su paquete de beneficios un seguro de hospitalización, cirugía y maternidad, y un seguro de vida. 

Padecer una enfermedad o tener un accidente sin esta cobertura puede ser fuente de grandes problemas.  En el caso del seguro de vida, los jóvenes no le dan mucha importancia, pero es cuando más deberíamos pensar en comprarlo. Todo cambia al tener  hijos, ya que mientras son pequeños siempre se tiene la preocupación sobre su futuro. 

Una persona puede tener tantos seguros de vida como desee o por el monto que requiera.
Cuando se solicita un crédito hipotecario, el banco pide la emisión de una póliza de vida para cubrir el monto restante del crédito en caso de que el titular fallezca, y un seguro de incendio que solo cubre la estructura de la vivienda.

Tener asegurados los bienes o la vida es importante para evitar pérdidas patrimoniales o hacer menos difícil la situación para la familia en caso de fallecimiento.