Entre Nos

Perros mestizos y de raza, una contienda sin ganadores

texto. Gerardo Gandsas

Abril 24, 2017
Cada uno tiene su encanto. Los de raza son más predecibles en sus características. Los criollos varían acorde a sus cruzas azarosas.

Algunos sectores de la sociedad tienden a endemoniar a los que prefieren a los perros de raza, como así también a santificar a quienes se inclinan por los mestizos. En realidad, ambos perros están en problemas; ambos son excelentes animales y necesitan ayuda.

No tengo preferencias. Cada individuo canino, más allá de su proveniencia, tiene lo suyo que puede o no ser compatible con cada familia o persona.

En la actualidad, el perro que más tiempo comparte conmigo es mestizo y rescatado. Él puede ser un buen ejemplo para hablar de los mestizos. Bob sobrevivió a accidentes, buscó su comida en las calles durante mucho tiempo y seguramente tendrá por allí algunos “Bobsitos” no reconocidos, ya que es un perro con un liderazgo muy fuerte que habrá conseguido más de una hembra por la que varios habrán peleado.

Al igual que la mayoría de su tipo, no tiene una marcada inclinación por alguna función específica, pero es un todoterreno. La genética de los sin raza, si vienen de las calles como la mayoría, trae animales que han podido superar difíciles situaciones y para esto el instinto y la lucidez son fundamentales.


TE PUEDE INTERESAR: El expresivo 'pug'


Los perros de raza tienen cientos de años de selección genética para funciones específicas, lo que los hace expertos en algunas tareas, sin embargo, a veces no tan perspicaces para la vida cotidiana.

Los mestizos de las calles se reproducen sin límites, con todo lo que esto conlleva en sufrimiento, carencias y enfermedades. Por eso es vital el trabajo de las asociaciones que se encargan de la esterilización masiva como método de control. Los de raza, en algunos casos, los  hacen también indiscriminadamente, debido a la explotación del hombre por su valor comercial, dejando de lado su salud y bienestar. Como verán, son historias diferentes, pero con un final en común.

SALUD Y LUCIDEZ

Aptitudes y conducta

Si hablamos de salud en líneas generales, los mestizos tienen el llamado vigor híbrido. Están carentes de cruzas consanguíneas y no poseen las enfermedades propias de cada raza. Además, la selección natural en los cruzamientos hace que solo los animales sanos y fuertes se reproduzcan, transmitiendo estas características a su descendencia.

En las razas caninas es el hombre quien decide y no siempre de la mejor manera, aunque hay infinidad de excepciones. Algunas de estas parejas caninas no procrearían solas, ya sea por imposibilidad física o psicológica. De todas formas, se inseminan o ayudan desafiando la sabiduría natural del instinto de supervivencia de la especie y esto puede repercutir de una u otra forma en las generaciones futuras.

En los perros de raza existen marcadas propensiones a diferentes problemas físicos. Pueden presentar displasia de codo y cadera, problemas de piel, de párpados, retinitis progresiva, falta de piezas dentales, patologías cardíacas, renales, entre otras, además de toda la problemática de los de hocico corto y el síndrome de los braquicéfalos.

Obviamente, los criollos también pueden sufrir cualquiera de estos trastornos según su tipología y origen, aunque es menos usual.

Habitualmente, los mestizos son más longevos, aunque depende de factores hereditarios y morfológicos. En las razas hay ejemplares de muy larga vida, como los caniches toy o los galgos, pero no son la mayoría. Incluso en los llamados gigantes como el perro lobero irlandés, su vida no pasa de los ocho años. En los molosos sucede lo mismo, como en el caso del bull dog inglés.


TE PUEDE INTERESAR: Las heridas psicológicas en los perros


Aptitudes: Si queremos un perro de trabajo de pastoreo, un border o el australiano supuestamente harán mejor su tarea que uno sin raza definida, ya que son cientos de años de seleccionarlos para ese fin (aunque hay excepciones). Lo mismo sucede con la guardia, cacería, etc.

Con respecto a la obediencia, las razas de trabajo generalmente aprenden muy rápido, sin embargo, hay mestizos que han ganado competencias por encima de todos.

Conducta: Si bien la sangre pesa (y mucho), el entorno, educación y balance del humano son definitorios en la conducta canina. En ambos tipos de perros hay animales con problemas de carácter, miedo, ansiedad y otras patologías. Los perros de razas funcionales que no ejerciten su labor o sustitutos son más propensos a desarrollar frustraciones que se pueden materializar en diferentes complicaciones conductuales (como ansiedad, destrucción de objetos, agresión, hiperapego, etc.).

En los cachorros rescatados que no tuvieron oportunidad de estar con su madre hasta los 60 días, hay que hacer hincapié en su socialización temprana por haber carecido de la enseñanza de su familia canina en la etapa de la impronta, factor que puede repercutir notablemente en su estructura psicológica futura.

COMPAÑEROS DE VIDA 

El respeto a la vida trasciende la barrera de las etiquetas que lleven.  Mestizo o de raza, todos tienen la magia de ocupar un lugar en nuestras vidas al que solo ellos pueden acceder. En estos tiempos donde la conciencia de un mundo compartido está aflorando, más que sentirnos propietarios de animales -palabra que aborrezco-, debemos identificarnos como atentos guardianes de aquellos compañeros de vida que decidimos domesticar. En el momento que ponemos un collar en el cuello de un perro estamos firmando un contrato de amor y responsabilidad.