El Blog

¿Sobrevivirá el Miss Universo?

texto. Anahil Trómpiz Torres

Enero 31, 2017
El concurso este año cambió sus parámetros y quiso dejar atrás los prejuicios. Ya no apuesta solo por la delgada silueta de sus concursantes, sino por sus méritos.

El certamen de belleza más reconocido en el mundo, que por décadas premiaba el físico "casi perfecto" de las mujeres, este año buscó la manera de reinventarse.

En la edición número 65 del certamen, la organización Miss Universo se propuso en mostrar a sus concursantes más allá de su silueta. Destacó aquellas con una carrera o título universitario, que han sabido salir adelante a pesar de las adversidades o que trabajan por un proyecto de vida (mejor si es a favor de otros).

Pareciera que en la entrevista con el jurado, antes de la competencia preliminar (donde se suele hacer un filtro de las aspirantes) se indagó sobre sus vidas como en otras ocasiones no se había hecho. Las reglas habían cambiado. Esas mismas que habían guiado el certamen al mostrar por años que la belleza de la mujer era medir 1.80 m de estatura (y entre más alta mejor), tener una cinturita angosta, un busto no muy grande ni muy pequeño, un derrière  acorde a la delgada silueta, y una melena larga. Esos parámetros que habían acostumbrado a las personas a que cierto tipo de cuerpo, rostro y cabello eran los "apropiados" para participar en estos concursos.

Por eso a muchos le sorprendió que este año muchas de las favoritas (que se veían perfectamente como suele verse una miss) no clasificaran, y que otras, que no encajaban en lo que se solían ver en estos certámenes, sí lo hicieran.

Durante las dos semanas que duró la competencia, la canadiense Siera Bearchell fue duramente criticada en redes sociales, simplemente por no verse tan delgada como las demás. La chica, estudiante de Derecho quien se convirtió en voluntaria de la Cruz Roja luego de un incendio donde su familia perdió su casa, siempre se mostró confiada y segura de sí misma.
Siera demostraba que ser bella va más allá del físico, medidas, color o rasgos. Que la belleza tiene que ver con la actitud, inteligencia, seguridad y personalidad de la persona.

El certamen ha comenzado a adaptarse a los cambios, a tratar de recuperar la popularidad que en otras décadas tenía.

Ojalá los parámetros aplicados esta vez se mantengan. Que las chicas que desean participar, hayan hecho algo en su vida, sin tener que preocuparse por tener las medidas "perfectas" y así permitir a las personas diversificar su percepción de la belleza de la mujer