El Blog

Martes de zapatos rojos

texto. Carolina Donkersloot

Abril 24, 2014
Las mujeres podemos convertir un accesorio del vestir en un poderoso símbolo para apoyarnos unas a otras.

Los zapatos rojos, además de ser un statement de moda, pueden ser símbolo de un mensaje mucho más transcendental. Se trata del “Movimiento de los zapatos rojos” o Red Shoe Movement, iniciado por la escritora y motivadora de origen argentino Mariela Dabbah, cuando concluyó que las mujeres necesitan apoyarse más entre sí en su éxito profesional.

Los zapatos rojos representan un símbolo de poder y moda a la vez, y es por eso que arranca el movimiento invitando a las mujeres a usar sus zapatos rojos los martes, como recordatorio en la oficina de apoyo al desarrollo de la mujer en el ámbito profesional.

Sherry Sandberg, la jefa  de Finanzas y  Operaciones de Facebook, ha dicho repetidas veces que se necesitan más mujeres en posiciones de liderazgo en el mundo, pero se vuelve difícil cuando tenemos que balancear nuestros roles como mamá, esposa, profesional, y encontrarnos además con poco apoyo en el ámbito laboral. Es una carrera cuesta arriba, que siendo francas, seguramente nos cuestionamos a cada rato si vale la pena.

Pero claro que sí vale la pena, porque se necesitan mujeres como tú, que sean pediatras, ingenieras, arquitectas, abogadas, directoras creativas, vicepresidentas y mucho más. Las compañías de automóviles están incorporando cada vez más a mujeres en su equipo de ingeniería y diseño, para que integren las necesidades de una mujer en el interior del carro: ¿Dónde guardo mi cartera y mi computadora? ¿Necesito un retrovisor especial para ver a mis hijos en la parte de atrás? Es necesario que sigamos influyendo al mundo desde nuestras diversas profesiones.

Dabbah hace mención en su sitio web  RedShoeMovement.com  que las mujeres pueden apoyarse más mutuamente y hace unas recomendaciones puntuales como:
• No desprestigies a tus colegas.
• Evita usar estereotipos.
• Apoya a mujeres más jóvenes o con menos experiencia cuando puedas.
• Da retroalimentación abierta y honesta a compañeras y evita críticas y comentarios hirientes.

Mi recomendación favorita es la de crear un club de lectura, donde leen un libro cada mes y se reúnen para discutirlo y compartir. Su teoría es que al empezar con un grupo de lectura, este se convertirá naturalmente en una red de apoyo, donde las mujeres podrán compartir y ayudarse a cumplir metas de crecimiento y desarrollo tanto personal como profesional.

Balancear nuestra vida profesional y personal hoy en día es cada vez más complicado; cumplir con nuestras propias exigencias de ser una buena mamá y destacar en el plano laborar es difícil, y más aún cuando a veces nos sentimos juzgadas o criticadas por nuestras colegas. Eso es lo que me encanta de este movimiento, que simboliza soporte y se enfoca en crear una red de apoyo mutuo.

Independientemente del tema de género, balancear la vida familiar y profesional es un reto para el cual no hay solución mágica y existen diversas recomendaciones, que pueden estar de acuerdo o no con nuestros ideales, pero de lo que sí tengo certeza  es de que el apoyo es indispensable. Poder compartir con otras personas que han atravesado retos similares siempre nos ayuda a sobrellevarlos mejor. No tengo las soluciones a todos los retos de la vida, pero algo que Mariela Dabbah tiene claro y comparto con ella es que al respaldarnos, dar aliento y compartir, es mucho más fácil sobrellevarla. Ya sabes, el próximo martes ponte tus zapatos rojos, conversa con tus compañeras sobre algunos retos y pregúntales cómo creen que se pueden apoyar para ser exitosas en lo que se proponen.