Decoración

Preston Bailey, el joven de Chilibre que triunfó en Nueva York

texto. Anahil Trómpiz Torres  fotos. Cortesía

Julio 12, 2017
Ellas Especial de Bodas. El prestigioso ‘wedding planner’ y organizador de eventos de celebridades comparte recuerdos de su natal Panamá y los comienzos en su negocio.

Un par de días estaría en Panamá. Llegó para pasar las fiestas decembrinas con su familia, en su tierra natal, en donde vivió 18 años. Eran días para disfrutar con sus parientes, con sus sobrinos, con los hijos de ellos, con la enorme familia que tiene en nuestro país. También le daría tiempo de compartir en otras actividades. Visitó el colegio donde estudió e hizo un recorrido gastronómico en Colón junto a la chef Cuquita Arias de Calvo. Estuvo además en El Valle de Antón.

Preston Bailey estaba disfrutando a plenitud sus vacaciones en Panamá. Ha vivido la mayor parte de su vida en Nueva York. En esa ciudad se ha creado un nombre, como un prestigioso wedding planner y organizador de eventos de celebridades. En su excelente memoria aún guarda recuerdos hermosos de su niñez y juventud en su hogar en Chilibre, en Panamá. "Crecimos muy modestamente. Tuve una infancia bonita, de verdad que sí”.

Nació en la Zona del Canal, en el hospital Gorgas. Sus padres eran panameños. Su papá solía trabajar en la Zona como carpintero. Acudió a la Escuela Profesional Isabel Herrera Obaldía y después a la Escuela Fermín Naudeau. Fue un adolescente al que le encantaba el arte, pero no era nada bueno en química. En 1967 hubo muchas huelgas. Sus padres, preocupados, lo enviaron a Nueva York. Tenía 18 años. Sus hermanas y una tía vivían allá. “Al principio fue muy difícil, era un chico en Nueva York. En la época de 1969 había muchas cosas interesantes sucediendo; los hippies, el cambio racial".

Su porte y estatura le hicieron entrar por casualidad en el modelaje en 1972. Modeló por dos o tres años. "No era genial, pero sobreviví y después el modelaje se detuvo y no tenía nada que hacer. Recuerdo que tenía un momento duro con mi renta, fue un momento muy difícil para mí en Nueva York".

Los abuelos de Preston llegaron a Panamá desde Jamaica y Trinidad para construir el Canal. Tanto él como sus padres nacieron en Panamá.

Un día, un buen amigo, el diseñador de interiores Vicente Wolf, le sugirió trabajar como florista para un cliente, a quien le había decorado su apartamento. Ese sería su comienzo para lo que se dedicaría toda su vida. Era 1980. Recuerda que los primeros 10 años fueron una pesadilla. "No sabía lo que estaba haciendo, fue difícil aprender sobre las flores, pero una cosa que sí sabía es que encontré algo donde era bueno, encontré algo que me gustaba hacer, era retador. No teníamos internet en ese tiempo. Fui a muchas bibliotecas para aprender".

Con su primer trabajo como florista llegó la oportunidad de organizar una boda. Se casaba la hija de uno de sus clientes. Era una boda judía. Años más tarde hizo el bar mitzva de los hijos de esa novia y e n febrero de este año organizó la boda de una de las hijas de esa primera cliente.

Cuenta que las bodas son momentos muy especiales, por eso cuando organiza una se conecta con las personas al punto de que sus clientes se convierten como en una familia. Así lo hizo con Joan Rivers. En 1997 Melissa Rivers, la hija de la famosa comediante, se iba a casar y Joan, buscando floristas y diseñadores, encontró a Preston. “Hicimos clic. Nos convertimos en muy buenos amigos. Hice muchos trabajos para ella. Ella me presentó a Oprah, me trajo a Hollywood. No solamente le encantaba lo que hacía, sino que también me apoyaba mucho".

Fue Joan Rivers quien ofició su boda con Theon Bleckham hace cuatro años, celebrada en el Empire State Building de Nueva York, en la media noche de un 13 a un 14 de febrero.

En su sitio web Preston menciona que ha organizado eventos para celebridades y personalidades de la realeza, sin especificar a quién. “Es un punto muy importante. Trabajo con celebridades y una de las promesas que tengo que mantener es la privacidad".
Son las celebridades las que deciden si permiten o no que mencione sus nombres. Algunas de ellas han sido Ivanka Trump y recientemente, Eva Longoria.

La boda del jugador de baloncesto Lebron James en San Diego, California.

Una boda para una familia real en Arabia Saudita.

Actualmente en su empresa trabajan 20 personas. Una de ellas es su hermana Olivia, quien se encarga de las finanzas. "Ella cuida mi dinero". Es la única hermana viva que tiene de una familia de cinco hermanos. Él es el menor.

Prefiere organizar eventos con seis meses de antelación, pero a veces lo contratan tres meses antes o un año. Tiene en agenda fechas para dentro de dos años. Aún no ha hecho ninguna boda en Panamá. Le encantaría. Ha trabajado en Colombia, México, Perú y Brasil, así como en el Medio Oriente y Asia. En Panamá sí tiene una protegé; Sandy Silvera. Es como su representante en Panamá. 

Pero, ¿cuánto puede costar un evento con Preston? "Depende", me responde. Depende de las expectativas del cliente. "Si la persona tiene un presupuesto y es realista con su presupuesto, nosotros dejamos la puerta abierta para escuchar a cualquiera con cualquier presupuesto, siempre y cuando sepa lo que obtendrá y cuánto costamos".

En sus decoraciones destacan las flores: edificaciones, pisos, cielos llenos de flores de diferentes colores, pero acota que es una tercera parte de lo que hace. Su trabajo realmente es transformar espacios. "Una de las cosas por la que mi negocio es conocido es que llegamos a un lugar, lo estudiamos y lo transformamos en otro mundo. Sí, las flores son importantes, pero también es importante saber que van a recibir mucho más que eso".

Preston comparte videos denominados Pillow Talk en su sitio web, donde habla de sus errores y da consejos de cómo emprender un negocio como este. Los videos surgen de unos diarios que ha escrito. Confiesa que una de las situaciones más difíciles que tuvo que afrontar era el tema financiero. "Uno de los grandes retos que tenemos en el mundo de los eventos es que no sabemos cobrar lo que merecemos".

Antes de comenzar su negocio, y con los momentos difíciles que había vivido, pensó en regresar a Panamá, a finales de los años 70, cuando su mamá enfermó y a comienzos de los 90, cuando su papá falleció. "La única cosa que sé hacer es eventos y eso lo aprendí en Nueva York, y por esa razón esta ciudad es mi home base right now".

La casa donde creció en Chilibre aún existe. Su papá, quien murió en 1992, se casó de nuevo luego de que la mamá de Preston falleciera en 1978. En esa casa aún vive quien fue la esposa de su papá. "Cuando estoy en Panamá voy hasta Chilibre y ella cocina comidas increíbles que me regresan a mi infancia".

El afamado organizador de bodas de celebridades radicado en Nueva York trata cada año de visitar su querida Panamá.

Preston trata de hacer un evento a la semana. El organizador de eventos ha escrito siete libros.

Una boda real en Bahréin.