Cocina

Polenta frita con hongos y quesos

texto. Maru de Maggiori    |   foto. Joniel Omaña    |   producción. Miriam Espinoza

Un plato muy versátil, con múltiples posibilidades a la hora de servirlo.
Marzo 17, 2017
Tiempo totalTiempo de cocciónPorcionesDificultad
1 hora aproximadamente25 minutos8Fácil

 

INGREDIENTES
3 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla chica picadita
2 dientes grandes de ajo picados
225 gramos de hongos frescos rebanados
1/4 cucharadita de salvia seca (sage)
2 1/2 tazas de caldo de pollo, preferiblemente hecho en casa
2  tazas de leche entera
1 paquete de 250 gramos (8.8 onzas) de polenta
1 1/2 taza de mezcla de quesos asiago y parmesano rallados (paquete de 6 onzas, 170 gramos)
   Mantequilla sin sal
   Sal y pimienta negra al gusto

PROCEDIMIENTO
1. En una sartén honda caliente a fuego medio dos cucharadas de aceite de oliva. Sofría allí la cebolla, los ajos, los hongos y la salvia por 5 minutos. Salpimente al gusto.
2. Engrasar un molde de vidrio de 9 x 13 pulgadas con 1 cucharada de aceite de oliva.
3. En una olla a fuego medio calentar el caldo y la leche hasta que estén tibios.
4. Agregar la polenta poco a poco en forma de lluvia sin dejar de revolver. Cocinar hasta que se espese y al pasar una cuchara se haga un camino. Añadir el sofrito de hongos y cebolla, los quesos, sazonar con sal al gusto, mezclar muy bien y poner en un molde de 9 x 13 pulgadas. Esperar unos 30 minutos a que se endurezca.
5. Cortar la polenta en ocho partes iguales.
6. Calentar a fuego alto un poquito de mantequilla en una sartén. Dore allí cada trozo de polenta 2 minutos por cada lado. Servir tibio.

NOTITAS DE LA CHEF 
Ideas a la hora de servir

En un desayuno o un brunch puede servirlo como acompañamiento para huevos fritos.
Puede hacer cuadritos pequeños, freírlos y mantenerlos tibios en el horno y servirlos para picar solo o con chorizo cocido rebanado.
Para un almuerzo o cena ligera, sirva con ensalada.
También vale como acompañamiento para algún tipo de guiso de carne, cerdo o pollo.
Puede usar harina para arepa amarilla en lugar de la polenta. En este caso, deberá agregar más líquido, porque la harina para arepa es más gruesa.