Cocina

Delicia de mocachino

texto. Maru de Maggiori    |   foto. Joniel Omaña    |   producción. Miriam Espinoza

Un postre con chocolate y mucha malva para el domingo de resurrección.
Abril 14, 2017
Tiempo totalTiempo de cocciónPorcionesDificultad
20 minutos 15 minutos10Moderada

 

INGREDIENTES
1 lata de 315 gramos de leche evaporada
1 1/2 taza de agua
1/4 taza de café instantáneo
1/4 taza de cacao sin endulzar (natural cocoa unsweetened)
1/4 taza de maicena
1 taza de azúcar
1/2 cucharadita de esencia de vainilla
4 yemas de huevo
Malva:
4 claras de huevo
2/3 taza de sirope Karo claro
1taza de azúcar
Además:
1/2 plancha de bizcochuelo húmedo


PROCEDIMIENTO
1. En una olla ponga todos los ingredientes de la crema de mocachino, excepto las yemas. Cocine a fuego bajo y sin dejar de revolver hasta que la mezcla rompa a hervir.
2. En un tazón coloque las 4 yemas y un poco de la crema de mocachino. Bata con un tenedor o con un batidor manual. Poco a poco vierta la mezcla en la olla y cocine sin dejar de revolver hasta que  se espese. Retire del fuego y refresque.
3. A velocidad alta bata los ingredientes de la malva hasta que las claras estén firmes y brillantes.
4. Corte el bizcochuelo en rebanadas de 3/4 a 1 pulgada de espesor. Coloque una capa en el fondo y costados de un envase hondo. Vierta la mitad de la crema de mocachino. Cubra con otra capa de bizcochuelo y vierta el resto de crema de mocachino. Cubra con la malva y refrigere por 12 horas como mínimo.

NOTITAS DE LA CHEF
Una cena enriquecedora

Aproveche la oportunidad para dar a conocer nuevos sabores, nuevos platos. Al clásico puré de papas agréguele un queso rallado y cuéntele a los comensales de dónde proviene este queso y sus características. Póngale al aderezo de ensalada una hierba fresca que no hayan probado antes y hable de sus bondades; cuente de su procedencia  y en qué otros platos pueden usarla.
Prepare una receta que haya sido la favorita de alguien famoso y cuente su historia. Por ejemplo, el Pollo a la Marengo dicen que se lo prepararon a Napoleón Bonaparte, y el Country Captain dicen que era el plato favorito de Franklin Delano Roosevelt.
Que la conversación gire sobre temas agradables. Este no es el momento para hablar de religión, de preferencias políticas ni de las malas notas del junior.