Belleza

Recomendaciones para un embarazo balanceado

texto. Isaac Melamed

Mayo 19, 2017
No se trata de comer por dos, sino de comer bien.

Lo que una mujer come durante el embarazo es la fuente principal de alimentación de su bebé. Es por eso que muchas mujeres embarazadas se preguntan si deben cambiar su dieta y empezar a comer por dos. Pero aun cuando en esta etapa suceden muchos cambios drásticos, la nutrición no debe ser uno de ellos.

Según  los expertos, el peso promedio que debe aumentar una mujer mientras está embarazada es de 25 a 35 libras. Para lograr esto y mantenerse saludable, la clave es una dieta balanceada.

Laura Turner, jefa del Departamento de Nutrición del Hospital San Fernando, comenta que “usualmente los tres primeros meses de embarazo es donde menos ganancia de peso hay. Pueden ser de unas tres a cuatro libras”.

El aumento mayor se da a partir del segundo trimestre, “porque en la medida en que va creciendo el bebé van aumentando las necesidades calóricas de la mujer en ese estado”, agrega Turner.

“Si la persona come sin límites o come por dos, puede llegar a  aumentar 50 u 80 libras. Para evitar eso es importante que toda mujer embarazada se controle con un nutricionista. Eso sería el estado óptimo”, comenta la especialista.

“En el embarazo se debe mantener una dieta balanceada”, afirma Denise Abouganem, nutricionista, dietista y educadora en diabetes.

Abouganem también concuerda en que no es necesario comer de más. “Realmente en el segundo y tercer trimestre es cuando uno le suma un poco más de calorías. No se trata de comer por dos. Estamos hablando de una o dos meriendas más”, agrega.


TE PUEDE INTERESAR: Yasmin Fudakowska-Gow, un embarazo en equilibrio con yoga


Una dieta balanceada

La alimentación de una mujer embarazada no debe ser muy diferente a la de una persona saludable. Lo más importante es comer bien y consumir todos los nutrientes necesarios para el buen desarrollo del bebé.

“No es que hay un cambio importante o que la alimentación sea diferente a lo que debe ser saludable para todos”, explica Turner. “Debe ser una alimentación variada. Mientras más diversa y colorida, es más saludable tanto para la mamá como para el bebé”, agrega.

Los carbohidratos, las proteínas y la grasa son elementos esenciales para una buena dieta.

“Las proteínas naturalmente construyen músculos y células y van a contribuir a que el bebé se forme de manera adecuada. Las grasas también son necesarias para la absorción de vitaminas y minerales. También contribuyen para la misma gestación”, destaca Turner.

Por otro lado, Abouganem explica que el ácido fólico es un mineral esencial durante este periodo.

“El ácido fólico es muy importante, y si una mujer está planeando quedar embarazada, ya debe estar tomando un suplemento. Incluso durante el mismo, porque ayuda a prevenir espina bífida. Eso es cuando no se cierra completamente la columna”, menciona.

Turner destaca que otro nutriente esencial es el calcio. “Aparte de que contribuye a la formación de los huesos del bebé, también lo hace a la regulación de la presión junto con el magnesio”, agrega.


TE PUEDE INTERESAR: Cómo criar adultos emocionalmente sanos


Recomendaciones

Abouganem recomienda “incluir vegetales verde oscuro como espinaca, espárragos y brócoli, que son ricos en ácido fólico”. Además, siempre menciona agregar un vegetal de color naranja como zanahoria o zapallo. “Mientras más colorido sea tu plato, más vitaminas vas a tener”, comenta.

También aconseja “incluir granos, preferiblemente integrales. Se pueden incluir menestras, pasta integral, pan integral, cereales integrales. Eso sí queda mucho en la preferencia de la paciente”.

Turner destaca que “con que una persona consuma al menos una porción de lácteo al día, como queso, leche o yogur, ya está cubriendo esa necesidad de mineral”.

Además, recomienda que se consuman suficientes frutas y vegetales. “Lo mismo que necesita una persona de la población normal, que son cinco porciones al día”.

“Lograrlo no es difícil, porque hablamos de que una porción de fruta es un guineo pequeño”, explica Turner. “Usualmente un guineo grande son dos porciones, y si es muy grande, pueden ser hasta tres. Entonces, con una fruta de ese tamaño ya cubrimos todas las necesidades de fruta del día. Y con vegetales, por lo menos media taza de un vegetal cocido”, agrega.

“Con respecto a las proteínas, siempre las quieres cocidas, especialmente durante el embarazo”, destaca Abouganem. “Ahora está muy de moda el sushi o las carnes crudas. Durante el embarazo, por el riesgo de intoxicación, no se recomienda comerlos”, dice.

En cuanto a las mujeres veganas o vegetarianas, Abouganem indica que “no es imposible, pero sí es importante contabilizar cuánta proteína están comiendo. El utilizar suplementos de hierro, ácido fólico o multivitamínicos durante el embarazo en estas pacientes es muy recomendado”.

Entre las cosas que se deben evitar están el alcohol, los alimentos crudos y los pescados con grados altos de mercurio. La cafeína se puede ingerir, pero en pequeñas cantidades. Abouganem indica que “se acepta tomar una taza de café al día sin ningún riesgo”.

Cada embarazo es único y las mujeres pasan por experiencias distintas en esta etapa. Es por eso que no existe un plan de alimentación específico, pero sí es necesario tomar las medidas generales para tener un embarazo saludable. Una dieta balanceada es la  clave para una buena nutrición.