Belleza

Cómo lograr el 'look' profesional sin esfuerzo

texto. Adriana Fernández Ibáñez

Abril 21, 2017
Vernos impecables para la oficina no tiene que ser el equivalente a un segundo trabajo. Luce bien sin dedicar horas de esfuerzo cada mañana.

A todas nos pasa: Queremos lucir regias en el trabajo, pero el tiempo se nos escapa para lograrlo.  En las mañanas nos ocupamos con otras prioridades, como alistar a los chicos para ir a la escuela, atender quehaceres del hogar, ejercitarnos o simplemente tratar de dormir un ratito  más.
Ese look nítido y profesional que tanto anhelamos no tiene que conllevar un proceso laborioso,  contrario a lo que muchas piensan. Te compartimos los consejos de tres asesoras de imagen para que veas cómo puedes lograrlo fácilmente.

Simplicidad ante todo

Como dicen, menos es más, y el mismo concepto se aplica al vestir para el trabajo. Carolina Iglesias  sugiere que usemos la práctica de remover un accesorio o artículo adicional a la ropa antes de salir para lograr esa simplicidad. Menciona que por la naturaleza del clima en el que vivimos, es mejor comprar la ropa una talla más grande a la que pensamos que somos. Adicionalmente, si se encoge al lavarse, sigue siendo útil. Carolina plantea que debemos deshacernos de las prendas de ropa que ya no usamos. “Tratar de no tener un clóset abrumador, tan pegado todo  que a uno le da hasta pereza buscar, porque no ves bien lo que tienes”, dice.

Nadine Edde agrega que algunas mujeres pierden mucho tiempo pensando en lo que se van a poner y usando artículos como las vinchas, por ejemplo, que distraen a las personas de nuestro mensaje y trabajo. Recomienda que sigan sus instintos para lucir lo que les viene natural.
No necesitan tanto chéchere, porque la mujer es fuerte de por sí y sabe cómo manejar cualquier situación. Somos mamás, somos mujeres y esposas, podemos hacer lo que queramos”, destaca.

La asesora recalca que nuestro atuendo es solo un marco en el que nos desenvolvemos y que con las piezas adecuadas “ese marco no es un obstáculo, es parte de la rutina”. Edde sugiere tener artículos como trajes y chalecos que puedan transformarse en atuendos para variadas ocasiones usando diferentes accesorios.

Organización es clave

La practicidad requiere organización, por lo que debemos planificar nuestros atuendos de antemano y ordenar nuestro guardarropa por ocasión. Esto hará el proceso de selección de un atuendo llevadero.  Marianela Lacayo Mendoza coincide con Iglesias en la importancia de no improvisar al momento de vestirse en las mañanas.

Los looks se deben armar la noche antes o en otro momento para facilitar arreglarnos cuando no tenemos tanto tiempo. Lacayo Mendoza resalta que se puede tener un tipo de uniforme para el trabajo que incluya piezas neutras a las que se les puede dar vida con zapatos y otras prendas. Este grupo de artículos de ropa de trabajo debe agruparse como tal al guardarlos.
“El armario ordenado no mezcla la ropa de trabajo con la que se usa para actividades sociales o de ocio”, indica.

El ‘blower’ no es rey

Muchas pensamos que tener un blower es sinónimo de tener el cabello bien puesto, en especial cuando de la oficina se trata. No es cierto. Lo importante es que el cabello se vea limpio, hidratado y saludable. Esto puede ser en forma de una trenza, cola alta u otros peinados estilizados que no
conlleven un secado profesional, explica Edde. Lacayo Mendoza agrega que lo ideal es mantener el rostro despejado, lo cual es posible con recogidos funcionales como los que menciona Edde. Podemos asesorarnos con un estilista de cabello para ver cuál estilo, peinado o corte nos favorece.

Maquillaje silencioso

El maquillaje ideal no debe quitarnos mucho tiempo o distraer a nuestros compañeros de trabajo. Aunque queramos vernos femeninas y acicaladas, debemos enfocarnos en resaltar nuestra labor, no lo que llevamos sobre el cuerpo, como ilustró Edde. Las expertas advierten contra usar maquillaje que sea muy llamativo. Prefieren que se usen bloqueadores solares, humectantes y los correctores de imperfecciones necesarios. Los maquillajes  muy oscuros o recargados y que incluyen pestañas postizas  no son adecuados para el ámbito profesional, sino para una salida nocturna, resalta Lacayo Mendoza.